Artículos y reseñas

“Blanco Trópico”, paraíso al alcance / Carlos Martín Briceño

blanco tropicoAunque no vivimos en una isla, los habitantes de la Península de Yucatán, quizá por nuestra condición caribeña, a lo largo de la historia siempre nos hemos mantenido aislados del resto de México, identificándonos mucho más con nuestros vecinos del Caribe «seguir leyendo»

Tus ojos serán silencio o El recuerdo como antesala de la muerte

campeche_01Campeche siempre ha estado presente en mi vida. Recuerdo, nada más con evocar el nombre de esta ciudad amurallada, los viajes familiares en automóvil desde Mérida, por la carretera vieja: las ruinas mayas de Edzná que, de repente, aparecían imponentes a lo lejos, como perdidas entre el perenne verdor de la selva baja yucateca «seguir leyendo»

Juan García Ponce o la supremacía del erotismo

juangarciaponceTenía doce años cuando leí Encuentros de García Ponce. El libro, una edición rústica del Fondo de Cultura Económica, que incluía los relatos El gato, La plaza y La Gaviota, llegó a mis manos inesperadamente, tal como el gato gris – leimotiv de la primera historia– llega a la vida de D, el protagonista «seguir leyendo»

Breve paseo por las calles santiagueras

barrio-santiago-1_494x330Nací en esta ciudad en los años sesenta, cuando los nombres de los mártires cristianos sugerían barrios pintorescos y los emeritenses aún no se rendían del todo ante la hegemonía del automóvil «seguir leyendo»

“Interrumpimos este programa” o Las andanzas del multifacético Kurt Hackbarth

interrumpimos este programaCuando Manuel Tejada me invitó a formar parte de los presentadores del libro de Kurt Hackbarth, me advirtió: nada más que los cuentos están escritos en inglés. ¿En inglés?, me pregunté. ¿Será que el bueno de Marcial Fernández ha decidido entrarle de lleno a la globalización desde la trinchera de su editorial? Por supuesto acepté «seguir leyendo»

El universo kafkiano

kafka y su padreFranz Kafka es, sin duda, uno de los grandes maestros de la literatura moderna. Infinidad de escritores canónicos del siglo XX, entre los que destacan Albert Camus, Jean-Paul Sartre, Jorge Luis Borges y Gabriel García Márquez, manifiestan abiertamente haber sido influenciados por su estilo «seguir leyendo»

“Cambios”, la novela más reciente de Mo Yan, Premio Nobel 2012

cambios1Aun cuando la crítica especializada ha dicho que este relato autobiográfico no es el mejor trabajo del chino Mo Yan, recomiendo acercarse a él por dos razones: su fluidez y  autenticidad «seguir leyendo»

Las letras yucatecas más allá de la Internet

186_CUENTOS DE SEXO_PORTADAEn Noviembre del año pasado, Editorial Dante – empresa yucateca empeñada desde hace más de 30 años en distribuir buena literatura a los habitantes del sureste mexicano- publicó nueve libros surgidos de su segundo Concurso de Creación Literaria «seguir leyendo»

De vuelta a La Negrita

6negrita81Espigo entre mis recuerdos uno muy vívido, en tonos blanco y negro, en una época desvaída en que los años transcurrían con una lentitud incorpórea.  Trata de un sábado al mediodía, en una cantina atestada de gente  donde el barullo de los parroquianos se confunde con el chocar de las botellas sobre mesas de metal,  los arpegios de guitarra y las voces de un trío que canta melodías yucatecas «seguir leyendo»

La bipolaridad de Elena

elena_mendezSuele suceder que, gracias a la internet, la gente es capaz de cultivar amores o amistades duraderos sin siquiera salir de casa. La taza de azúcar, el recibo de luz, el correo postal equivocado y otros artilugios que solíamos utilizar como pretexto para conocer a nuestra (o) vecina (o), han pasado por completo al olvido. Mucho más fácil resulta valerse de las redes sociales para establecer contacto con quién se nos antoje. Siguiendo este patrón del nuevo siglo, puedo decir que tengo el honor de haber conocido a Elena Méndez primero, a través del Hotmail, y luego, por medio del Facebook «seguir leyendo»

Viaje al centro de las letras

huckleberry– Papá, ¿qué es copular?Era la voz de Emilio, quien desde el asiento trasero del automóvil me hacía la pregunta con la terrible naturalidad de sus ocho años. El momento había llegado, quizá más pronto de lo que esperaba. Repasé en mi cerebro un guión que mi mujer y yo teníamos listo para cuando se presentara esta circunstancia «seguir leyendo»

“Si muero lejos de ti” o La fidelidad literaria de Beatriz Espejo

CAM00595Han pasado quince años desde que en un diplomado en letras  encontré, por primera vez, un texto de Beatriz Espejo.Roger Metri, quien impartía la materia de cuento contemporáneo, decidió leernos en voz alta el relato titulado Alta Costura. La narración recrea el día  en que la pequeña Roma Chatov va tejiendo en el taller de Paul Poiret el chal que arrebataría hacia la sombra a la legendaria Isadora Duncan «seguir leyendo»

Vikingos o Las andanzas de los hombres del norte

adrian_curiel_1Adrián Curiel Rivera, narrador defeño, cuya vida gira en torno a la historia y la literatura, y con quien se puede conversar sabrosamente de libros y escritores me ha invitado a presentarVikingos, su más reciente libro. Acabo de terminarlo y me ha deslumbrado. Tanto, que quiero saber más sobre esta raza de Escandinavia que asoló al territorio europeo de los siglos VI al XI de nuestra era «seguir leyendo»

La bomba de García Bergua

la bomba de san joseNada más toparse con la imagen de la portada – una rubia yé-yé con altas botas azules y vestido rojo entallado y cortísimo – el lector intuye que va a divertirse. Y el primer párrafo de la historia – “El día que Hugo la trajo a casa me costó reconocerla porque no estaba maquillada como en las películas. Eso sí, llevaba ropa muy fina, aunque sencilla, de la que se empezaba a llamar sport…”- confirma lo que viene: una novela amena, ágil y nostálgica; un viaje gozoso al festivo y provocador México DF de los años sesenta «seguir leyendo»

No merece el premio

bryce1No puedo negar que al principio me dio gusto saber que el Premio FIL de este año, con todo y sus 150,000 billetes verdes, iría a parar a manos de Alfredo Bryce Echenique. Y no es para menos, mi relación con el peruano ya es vieja. Su obra más emblemática, “Un mundo para Julius”, figura permanentemente en la lista de libros que suelo recomendar cuando se trata de acercar a la gente a la literatura «seguir leyendo»

El mal de la taiga o nadie sabe a ciencia cierta por qué se va

Port-El mal de la taiga.QXD8_Mayo 2012No había vuelto a recordar la taiga hasta que cayó en mis manos el nuevo libro de Cristina Rivera Garza. Entonces, con solo leer el título, mi cerebro viajó a la adolescencia, a las clases de geografía en la escuela secundaria, a la lección de ecosistemas del planeta. Con sus altos árboles de troncos rectos, cónicos, y su luminoso cielo boreal, las ilustraciones de la taiga me hipnotizaban, me remitían a historias lejanas de hadas, lobos y acogedoras cabañas con chimenea «seguir leyendo»

La violencia silenciosa

manual de cacería_2Yucatán se encuentra entre las zonas con mayor índice de alcoholismo y suicidio de la República. Para crear conciencia al respecto, el colectivo Murmurante Teatro A.C.  invitó al dramaturgo Noé Morales Muñoz a integrarse a su laboratorio escénico con el fin de escribir una obra que, sin duda, inquietará a todos los que afirman que en el sureste del país,“no pasa nada” «seguir leyendo»

Acerca del carnaval meridano

blue-nabu-foto1Ma‘ ti na’atik at’ aan. Matinatikatán. No entiendo tu habla. Ésta, se dice en Yucatán, fue la frase que los mayas peninsulares respondieron a los españoles cuando éstos preguntaron el nombre del lugar al cual habían llegado. De ahí que los conquistadores asociaran el sonido de la frase con la palabra Yucatán y así bautizaran a esta región de América «seguir leyendo»

El hombre que amaba a los perros

trotskyEra todavía un niño cuando oí hablar por primera vez del asesinato de León Trostki.  “Le destrozaron el cráneo con un piolet”, había dicho mi tío Jorge en una de esas sobremesas navideñas en que el amanecer suele sorprender a los comensales en charlas interminables. Y aunque en ese momento no tenía la menor idea de quién era Trostki – y mucho menos de lo que era un piolet -, la frase se me quedó grabada en el cerebro durante algún tiempo «seguir leyendo»

Vivir para y por el cuento

gigante¿Cómo un gato podía meterse en un pote? ¿Pues de qué tamaño debían ser estos felinos en Alemania para caber en él? ¿Y qué cosa era  la onza de oro? ¿Por qué la abuela de aquella historia, ante cualquier pregunta de su nieta, mencionaba de inmediato la susodicha onza? «seguir leyendo»

¿Sirve de algo leer?

Peñasinleer-1Dice el escritor Juan Domingo Argüelles que leer no sirve para nada, que sólo quita tiempo para hacer cosas importantes en la vida. Como hacer dinero, por ejemplo «seguir leyendo»

El ruvalcabiano arte de musicalizar las palabras

eusebio1Cada vez que aparece un nuevo libro de poesía uno celebra. La poesía,  género desdeñado por las editoriales, parece andar siempre a ciegas pues para existir tiene que hallar al lector que vibre, al ser humano capaz de comulgar con el poema y dejarse llevar por la seducción de la metáfora. Ya lo dijo el chileno Gonzalo Rojas, que la poesía es “aire, un aire, un aire nuevo, no para respirarlo, sino para vivirlo, un ejercicio respiratorio que intenta la libertad, la vivacidad” «seguir leyendo»

La sustancia de los sueños

lelaMis hijos difícilmente sabrán con certeza quien fue Lela Oxkutzcaba. Tampoco llamarán a ninguno de sus amigos con los motes del Chereque o Totoyo.  Ahora menos que el creador de estos personajes ya no está entre nosotros «seguir leyendo»

Mea Culpa

angelica-e-ivonneConvencido de que la alternancia partidista es benéfica para cualquier sociedad democrática, voté por las dos. Nunca me gustaron del todo sus discursos, pero  reconozco que hicieron una mejor labor de campaña que sus contrincantes. Una labor artificial, pero bastante cercana al pueblo que las elegiría. En aquel momento, estaba seguro de que todo el que hablaba en su contra, lo único que pretendía era perpetuar en el poder al partido del cambio «seguir leyendo»

Por los laberínticos caminos de las letras

portada laberintoConocí a Álvaro Ancona hace más de ocho años, en un diplomado literario que se impartió en el desaparecido Instituto de Ciencias Sociales de Mérida, y adonde recalamos una decena de amantes tardíos de las letras. La nómina de maestros, cómo olvidarlo, era de lujo: Sara Poot Herrera, Elena Poniatowska, Emmanuel Carballo, Beatriz Espejo, Eduardo Antonio Parra, Edith Negrín,Jorge Laray otros que no me vienen a la cabeza, no por menos importantes, sino porque después de los cuarenta, la memoria comienza a volverse escurridiza «seguir leyendo»

Los motivos de Angélica

deprimidoCuando mi padre decidió construir su casa en el norte de la ciudad, lo primero que hizo fue buscar  el apoyo de un ingeniero civil. Nunca pasó por su mente preguntar por un arquitecto. Corrían los años setenta y en aquel entonces la mayoría de los meridanos consideraba una pérdida de dinero contratar los servicios de estos profesionales. Los arquitectos, decía mi padre, solo sirven para incrementar los costos «seguir leyendo»

Los parámetros de la modernidad

flamboyan-1Por lo menos dos veces al día paso en mi automóvil frente a glorieta de la Prolongación Paseo de Montejo, allí donde se pretende construir el polémico “paso deprimido” que, dicen, agilizaría la vialidad de la ciudad «seguir leyendo»

Shakira y la salvaje urbanización

ShakiraMientras que en otras ciudades del mundo se aprueban leyes severas que castigan, con elevadas multas, a quienes corten o dañen los árboles, en Mérida, una de las urbes con las temperaturas más altas de la república, parecemos empecinados en acabar con estos pulmones de la ciudad,  hogar de infinidad de especies de pájaros de la región «seguir leyendo»

De paso, o esa extraña fascinación por los vestíbulos

lobby18393Hay algo en lo que Tayde Bautista y yo estamos de acuerdo: los lobbys de algunos hoteles son fascinantes, ejercen una atracción extraña a la que resulta imposible sustraerse. Hablo, no solo de los fastuosos recibidores de esos hoteles de cinco estrellas con sus relucientes pianos de cola y lánguidos músicos de corbata, sino también de los de aquellos pequeños y antiguos establecimientos que intentan sobrevivir al nuevo siglo, con cierta dignidad, en los centros históricos de provincia. De estos últimos, recuerdo especialmente el lobby del Colón, un hotelito frente al cual solía pasar, todos los días, de la mano de mi madre, camino a la escuela primaria «seguir leyendo»

Las odiosas comparaciones

GomorraReacio a leer libros de moda, me había resistido a sumergirme en Gomorra de Roberto Saviano, novela que describe los “tejemanejes” del imperio empresarial y delictivo de la Camorra italiana, y que mi mujer me había obsequiado el día de mi cumpleaños «seguir leyendo»

El elogio de la Academia

mario-vargas-llosaFue La ciudad y los perros la primera novela de Mario Vargas Llosa que llegó a mis manos. Recuerdo bien el libro, tanto por la edición  -un sobrio ejemplar de pastas duras y portada modernista, de la editorial Bruguera – como por el impacto que me produjo la trama «seguir leyendo»

Bestiaria vida o la vida en las alfombras

D.R. Armando PachecoTuve, alguna vez, durante mi adolescencia, la impresión de que me convertía en un monstruo. Observaba mi rostro ante el espejo y la imagen devuelta me erizaba la piel: granos supurantes, pómulos hundidos, el pelo hirsuto, los dientes chuecos. Era, en verdad, repugnante. Con esta facha, pensé, estoy destinado a quedarme solo «seguir leyendo»

Vargas, caricaturista supremo

la-familia-burronNo crecí, como muchos niños de mi generación, leyendo solamente historietas del Pato Donald. Por fortuna, y gracias a un par de tías solteras primas de mi padre, conocí a la mítica Familia Burrón: cada domingo, semana tras semana, solíamos visitar a mis parientas –las García – en la casona donde vivían, frente al parque de San Juan «seguir leyendo»

A la memoria de Charles Darwin

arena_adán_echeverríaHará tres años cuando me enteré de la muerte de Harriet. La noticia, perdida entre las páginas de espectáculos de un periódico local, llamó mi atención. Me remontó a mi infancia, a una fiesta de cumpleaños y a la edición ilustrada de El origen de las especies que alguien tuvo a bien regalarme. Harriet, la tortuga galápago que fue capturada por Darwin en 1830, había muerto tranquilamente en un zoológico australiano, de un paro cardíaco, a los 176 años. Sí, escucharon bien, 176 años «seguir leyendo»

Los miserables, virtud y fuerza

2781945779Sucede con Los Miserables lo mismo que con otros clásicos que han sobrevivido al juicio del tiempo: la mayoría de la gente, aunque jamás haya leído el libro, conoce la novela, sabe quien es el autor, recuerda la trama, ha visto u oído hablar del musical o la película;  es capaz, incluso, de rememorar con detalle pasajes de la historia «seguir leyendo»

Naturaleza artificial

Paradójico resulta que al norte de la ciudad de Mérida, donde recientemente se llevó al cabo el Congreso Mundial del Agua, y ahora el Congreso Mundial de Tierras Silvestres, se anuncie la construcción de un complejo residencial denominado Punta Lago que contará, nada más y nada menos, que con un enorme lago artificial para que sus moradores – reza la publicidad –   “puedan integrarse al agua, tierra y cielo” «seguir leyendo»

¿Quién bajo la piel? o La invalidez del amor

alejandraDebí, como todos, haberme acercado esa noche a la novia y felicitarla calurosamente. Pero en el atrio de aquella iglesia franciscana, bajo ese tupido aguacero de arroces que las armonías de Mendelssohn cobijaban, era difícil apartar del pensamiento la trama de la novela de Alejandra Rodríguez Arango «seguir leyendo»

La desolada languidez de la frontera

te-gusta-el-latex-carinoEn reciente sesión del taller que coordino, una participante me tachó de sexista. Hizo notar que de los cuarenta y tantos cuentos que habíamos analizado a lo largo del año, únicamente cuatro habían sido escritos por mujeres. Ante la evidencia, no había más que aceptar la realidad: o las creaciones de la imaginación femenina han sido dejadas de lado a lo largo de la historia  o era yo un misógino de la peor calaña «seguir leyendo»

Las hirvientes andanzas o cómo fermenta la memoria

congresoLa fermentación requiere de un estricto cuidado por una mano paciente. Si no se respetan los tiempos y las temperaturas de manera exacta, la fermentación no será posible «seguir leyendo»

Al otro lado del espejo

Cuenta un diestro cazador de historias que fue la aventura narrada por el doctor Wayne Snell, durante una visita que le hizo a este lingüista en la Amazonia, la que lo motivó a escribir su novela «seguir leyendo»

Imaginario de voces o la plenitud del paisaje

imaginariosConfieso que mi acercamiento a la poesía siempre ha sido cuidadoso. Hay mucho respeto de mi parte cuando se trata de profundizar en las intenciones poéticas de un autor. Quizá porque, parafraseando a Borges, más allá de definiciones elocuentes, soy de los que creen que la poesía es algo que se siente. Y ésta medida, por así decirlo, para bien o para mal, ha sido la que ha guiado siempre mis lecturas. Por eso me inquietó que Julio César Félix, a quien conocía solamente a través del internet, y en su carácter de editor,  me invitara a presentar su libro «seguir leyendo»

El desconocido, de Raúl Rodríguez Cetina

desconocidoAlguna vez escuché decir que una buena novela es aquella que cuando uno termina de leerla, siente la necesidad de cuestionarse el sentido de la existencia. De acuerdo con este canon, El desconocido, publicada por primera vez en 1977, ópera prima del narrador yucateco Raúl Rodríguez Cetina, y que ahora Plaza y Valdés ha decidido reeditar, constituye un excelente ejemplo «seguir leyendo»

El mundo de lo apagado, o la sordidez de lo impróvido

carmenHace diez años, cuando aún no se vislumbraba el nacimiento de las primeras escuelas de letras en el sureste del país, comenzó Carmen Simón a gestar las intenciones que la han llevado a convertirse en  una sólida escritora, dueña de un estilo propio y a la que no le preocupa demasiado desnudar sus sentimientos para  transformarlos en literatura «seguir leyendo»

Las claves del intelecto

unpaseoFranqueza, pasión, inteligencia son unos cuantos de los adjetivos que podrían aplicarse a las revelaciones que Labrada, durante este “cruce de fuegos en una lid sin muerte” –como él mismo llama al acto de entrevistar- ha sido capaz de atesorar en sus conversaciones con sus doce artistas elegidos «seguir leyendo»

Reflexiones en torno a la literatura

carlos-martin3“No confíes en nadie. Nadie, aparte de tu familia, tiene motivos para quererte” Así con esas palabras textuales, mi madre solía prevenirnos a mis hermanos y a mí de la maldad humana. El mundo, bajo su perspectiva, estaba poblado de gente dispuesta hacernos daño, si las circunstancias eran propicias. Los buenos podían contarse con los dedos de la mano «seguir leyendo»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s